Archivo de la etiqueta: About me

Sobre correr y escribir.

Un blog de running se puede resumir en dos palabras: correr y escribir. Correr para que te broten ideas sobre las que escribir o escribir sobre cuánto o por dónde corres, has corrido o vas a correr.  Bajo esas dos premisas empecé este blog que ahora está más muerto que vivo. Aunque en un principio pensé que el abandono se debía a que el tema de los “relojes” gasta casi toda mi ineptitud/aptitud literaria, unido a que cada vez tengo menos ganas de meterme en “fregaos” del tipo: “mujeres, running y venta de cosmética encubierta”  o “déjame correr como me salga de los huevos y métete tus (*) por donde te quepan”.

(*) Pseudociencia, superalimento, análisis genómico, zapatillas/no-zapatillas, tribu aborigen o cualquier humo vendido como la cura de todos los males del running. 

El verdadero motivo está en el gráfico de la portada. Cada vez hago menos running  corro menos. Lo de elegir premarathon como nick y nombre del blog no fue casualidad sino más bien intuición. Aunque lo de dejar de correr también ha traído sus ventajas, además de grasa abdominal como para montar una fábrica de jabones, he podido mirar este mundillo desde fuera, y la verdad es que a veces asusta y te deja perplejo. Supongo que debe ser un efecto similar al de salir de fiesta y ser el único que no va borracho.  Al principio te ríes, pero conforme aumenta de intensidad del consumo más decadente te parece todo. Y creedme, en esto de correr, hay algo de decadencia retro-adolescente y demasiada intensidad del tipo “El running me sacó de las drogas y me hizo mejor persona a mi y a mis followers”. Bueno, no es que no me lo crea, pero visto desde fuera todo se relativiza un poco. Te relacionas con gente que no tiene twitter, la mayoría, y confirmas que  el “punto de cruz” lleva llenado el mundo de buenas personas desde hace décadas. A veces salir de la discoteca y volver a entrar es la mejor forma de saber si la fiesta ya se ha terminado, no se si viene muy a cuento, pero no está mal como frase de azucarillo.

La verdad es que no tenía mucho más que contar, que corro poco y que quizás por eso escribo poco. Pero igual que correr menos ha conseguido restarle importancia, o al menos darle la misma que a otros deportes, también me ha hecho apreciar más a los pocos blogs originales que quedan en torno al “running”. No es fácil crear historias alrededor de un hecho tan anodino y repetitivo como poner un pie delante de otro, y mucho menos conseguir ofrecer al lector unos minutos de entretenimiento o diversión más allá de egos, consejos milagrosos o épicos desenlaces dignos de héroes de la antigüedad. Desde aquí mi agradecimiento tanto a los que lo dejaron como a los que siguen tecleando en sus blogs.

2013, un año de 100 horas.

No pensaba escribir ningún resumen del 2013, sobre todo porque a nivel deportivo no hay mucho que destacar, aunque después de un 2012 plagado de lesiones que me impidieron correr de una forma más o menos continuada, este año ha salido bastante bien, casi todos los meses he podido mantener un ritmo de salidas aceptable, aunque siempre con bastantes precauciones y no haciendo tiradas de más de 15-16 km.

Hoy al cargar en nike+ la última carrera del año, me he dado cuenta que he estado 100 horas justas dandole a esto de la zapatilla. A nivel “atlético” son muchas para los que no corren y pocas para los que corren mucho, para mi son muchas, sobre todo para alguien que no tiene  como principal virtud la constancia.

Nikeplus 2013

Mucha gente piensa que correr te enseña cosas importantes, no estoy seguro de que esa teoría funcione conmigo, de lo que si que estoy completamente seguro es que al correr entro en un estado de concentración que me ayuda a ordenar pensamientos, aclarar ideas y tomar decisiones. No lo hago de forma consciente, es más algo que está en segundo plano mientras estoy pendiente de dar un paso tras otro, similar a cuando después de estudiar una asignatura seguía repasando la lección en sueños, pero al igual que cuando sueño, no siempre puedo recordar en que he estado pensando y muchas de las ideas o decisiones se quedan en el olvido al llegar a casa.

Uno de los principales problemas a los que le he dado vueltas durante estas 100 horas ha sido mi situación laboral, al igual que mucha otra gente, actualmente estoy desempleado. Tengo que admitir que no soy un parado típico, mi principal preocupación no es buscar trabajo sino no volver a trabajar en ninguno de los sectores “ingenieriles” en los que lo he estado haciendo desde que terminé mis estudios. No creo que tenga la suerte de estar sin trabajar el resto de mi vida, haciendo un cálculo rápido y optimista, aún me quedan 25-30 años para poder dejar de trabajar, por lo que “relativizo” mucho lo de estar parado y me preocupo más en como trabajar en lo que realmente creo que me gusta (suele coincidir con el tema con el que te emocionas cuando hablas con la gente). Correr es sin duda una de las herramientas que mejor me funciona para enfocar mi futuro laboral y sobre todo para pensar como conseguir trabajar en algo que se adapte mejor a mis habilidades y gustos.

En este post solo quería dejar por escrito alguno de los pensamientos que han surgido durante esas 100 horas, algunos importantes y otros menos:

  • La decisión de empezar este blog y la mayoría de los post que escribo aquí son fruto de alguna de esas horas corriendo-pensando.
  • No tengo claro si quiero trabajar en una empresa o como autónomo, pero lo que si que tengo claro es el sector en el que quiero trabajar: Tecnología e Internet.
  • Me queda mejor la barba que ir afeitado, supongo que compensa visualmente la falta de pelo en la cabeza (ya os he dicho que algunas cosas de las que pienso no son muy importantes)
  • Admiro profundamente a las personas que pueden ganarse la vida haciendo cosas útiles con sus manos: coser, pintar cuadros, reparar cosas, fisioterapeutas,…, y aún tengo más admiración por aquellos que son capaces de enseñar esas habilidades a otras personas.
  • No creo ni confío en este país, lo he intentado, pero tanto la historia (reciente y pasada), como mi paso por la administración me devuelven a la realidad, hay gente muy buena individualmente, brillantes, conozco a muchos, pero no es el caso de la mayoría de nuestros dirigentes ni empresarios.
  • A veces pienso que todo tiene fácil solución, invertir mucho en educación (tiempo y dinero) y que con los años esa inversión dará sus frutos y todo se solucionará, pero veo la realidad educativa y me asusto aún más.
  • No se si lo he leído en algún sitio o me lo acabo de inventar mientras escribo estas líneas, pero puede ser que la falta de oxigeno que sufre mi cerebro mientras corro sobreexcite a las neuronas haciendo que estas funcionen de forma más eficiente, o que el simple hecho de correr oyendo el ritmo monótono mi respiración me ayude a concentrarme. Lo más seguro es que a lo que yo llamo pensamientos sean solo alucinaciones debido a mi mala forma física y a la falta de oxigeno. Lo único que tengo claro es que los días que salgo a correr suelo encontrar soluciones a problemas enquistados o soy capaz de relativizar ciertas dificultades y quitarles la etiqueta de “problema”.

Espero que en 2014 todos tengamos algún momento para pensar en lo que realmente queremos ser.

Suerte en el 2014.

Un cuento de Navidad: El menú de Nochebuena

Este post va a ser corto ya que lo sustancial del mismo lo escribí hace algún tiempo. La tienda de deportes 400metros y el programa de radio A Tu rimo, del que ya os hablé en el post sobre podcast para correr, organizaron hace unos meses un concurso de relatos de navidad con muy pocas reglas: un límite de 400 palabras y que el tema tuviera alguna relación con la navidad y correr.

400Metros_AtuRitmo

En esas fechas más o menos estaba empezando a escribir en este blog, por lo que no me pareció mala idea participar, si al final el cuento no les gustaba siempre podría publicarlo aquí en navidad, no es que me salgan los post como “churros” para desperdiciar casi 400 palabras, de hecho estoy buscando las redacciones que me mandaban en la EGB para empezar a publicarlas.

Igual que  os conté que la colaboración con La Bolsa del corredor me hizo ilusión, imaginad cuanta me hizo escuchar el miércoles pasado el programa de “A tu Ritmo” y ver que mi relato estaba entre los 10 finalistas, fue como si volviera a tener 10 años y  ganar un concurso escolar a nivel nacional (esto nunca pasó). Sigue leyendo Un cuento de Navidad: El menú de Nochebuena

La Bolsa del Corredor y PreMarathon: sexo sin compromisos!

Esta entrada en el blog simplemente es para comentar que hay gente que piensa que lo que escribo puede resultar interesante para publicarlo en su “WebRun”: La Bolsa del Corredor. Sinceramente creo que están buscando el despido improcedente y quieren utilizarme como cabeza de turco, pero bueno, allá ellos. La cuestión es que la “buena” gente  de La Bolsa se puso en contacto conmigo para tener sexo bloguero (similar al sexting), pero  les dije que en la primera cita solo charlaríamos y que no se pensarán que les iba a enviar fotos mías “subidas de tono” con las mallas y sin camiseta, al menos de momento. No se pusieron muchos problemas a mi recato inicial, por lo que de vez en cuando escribiré por allí.

Ahora en serio, no es que el tema sexual no lo sea, me hace especial ilusión esta nueva “relación” porque creo que son de los pocos portales web de running  que aportan contenido original y, además, colabora gente como Sosaku Runner, David Jiménez o ilustradores como 72Kilos, a los que leo y recomiendo que lo hagáis. Os daréis cuenta de que hasta la fecha tenían buen gusto para elegir colaboradores.

No tengo muy claro sobre que temática escribiré, pero  tampoco lo tengo claro en mi propio blog, por lo que ya iremos viendo. Desde aquí iré “posteando” cada vez que publique en La Bolsa para que veáis como se curran las imágenes de portada de los post y sobre todo por si hay algún lector despistado que no está al tanto de la cuenta de Twitter del blog @PreMarathon o la de La Bolsa del Corredor. Ya os he comentado que escribe gente que sabe del tema, por lo que si perdéis el tiempo conmigo, con ellos no lo perderéis tanto.

Os dejo el primer post que han publicado, si no consiguen que los despidan supongo que no será el último. El tema sobre lo que finalmente he escrito es algo común entre corredores: vicio, droga y otras adiciones:

Bolsa del Corredor, RUNADICTO

¿Tiene sentido acabar una maratón en 5 horas?

Hasta la fecha, la máxima distancia que he corrido han sido 21 km, terminado por debajo de las 2 horas, popular del montón, pero tengo la esperanza de correr una maratón alguna vez en mi vida o al menos eso me ha asegurado el plan de entrenamiento que sigo.

21K

Después de pasar 2012 corriendo un mes y teniendo que parar al siguiente por diversas lesiones en el pie izquierdo (fascitis, aquiles, podólogos, etc.) decidí que no tenía prisa por hacer maratones, que quería que esto de correr durara bastantes años y que la haría cuando pudiera afrontarla con seguridad y en menos de 4 horas. No tiene en estos momentos sentido para mi acabar una maratón en 5 horas ya que no estoy preparado para sufrir durante tanto tiempo.

Con esto último no critico a los que quieran hacerla andado o a trote “cochinero”, mis dudas van más relacionadas con hacer algo sin estar preparado y en correr 5 horas seguidas en una carrera que el vencedor hace en 2 horas.

En la última media maratón de Valencia vi a mucha gente muy perjudicada en el km 10, cuando ya había pasado hora y media de carrera y, lo peor de todo, es que aún les quedaba  por delante más de una hora de sufrimiento. Esto y un comentario de SosakuRunner en Twitter  sobre la gente que va a correr la maratón de NY($$$) en más de 5 horas solo por fardar o como ahora se denomina: a hacer #postureorunner, me devolvió a la mente lo comentado al principio y me decidí a consultar la opinión sobre el tema a más gente (mi mujer cree que correr más de dos horas ya es una cosa de locos).

Ayer lance una pregunta al mundo tuitero, pero como yo soy poco-nada relevante en dicho mundo, pedí ayuda a varias personas para difundirlo(*):

Consulta popular

Mi sorpresa fue que Luis Arribas lanzo la pregunta en su blog Runstorming por Spanjaard (alojado en el periódico 20 Minutos), lo cual hizo que la pregunta llegará a bastante gente. A lo largo de la tarde empezaron a llegar bastantes respuestas en twitter que defendían que correr una maratón tiene merito sea cual sea el tiempo que hagas y que los lentos también tienen derecho a correr a su ritmo. Estos comentarios hicieron que matizase en twitter la pregunta realizada, ya que no estoy en contra de las personas que corren lento, en los cuales me incluyo, y tampoco le puedo quitar mérito a hacer un maratón en 5 horas: Sigue leyendo ¿Tiene sentido acabar una maratón en 5 horas?