Construir para ser más débil.

He vuelto a correr, no es que lo dejara, pero casi. En esas estaba esta tarde. Dándole a la zapatilla mientras escuchaba uno de mis podcast de cabecera (Ser Aventureros), cuando el Sr. Barrabés, al que admiro bastante, tanto por lo que dice como por el tono con el que lo dice, ilusionante y sin estridencias, ha soltado una de esas frases que te da media vuelta al cerebro (y a la vida si te pilla con más kilómetros en las piernas). La frase en cuestión lanzaba la idea sobre si construir un país (o tu vida en general) sobre las fortalezas o sobre las debilidades, en relación a Japón y el accidente de fukushima. Barrabés argumentaba que al final siempre llega el día en el que  “vienen mal dadas” y si no estamos lo suficientemente preparados, el desastre puede ser abismal.

Esto no sólo se aplica a catástrofes, pensemos por ejemplo en la profesión de taxista y el futuro de los coches autónomos. Aunque eso me ha venido en frío, realmente lo primero que he pensado, por eso de que ya estaba en materia, era sobre como estaba volviendo a correr.  Si volvería a entrenar como más fácil me resulta, olvidando mis problemas recurrentes (tobillo, aquiles y fascia del pie izquierdo), es decir,  sin hacer ejercicios complementarios y descuidando mis debilidades como siempre. Esas debilidades por las que cada año paso un mes en dique seco y perjurando que la próxima vez no me pasará. Las respuesta probablemente sea la misma de todos los años, que no reforzaré nada mientras no sea inevitable (o ya demasiado tarde). Pero seguían cayendo los kilómetros, no muchos, y la pregunta de Barrabés se iba repitiendo con más frecuencia y pasando fuera de las fronteras del “running”. ¿Y en mi vida laboral? ¿vivo o sobrevivo sólo de mis fortalezas? Soy como los actores a los que sólo se les da bien hacer de malo y cuando les toca interpretar al bueno les faltan recursos para que el espectador se lo crea. Al fin y al cabo, siempre habrá papeles de malo … o no.

Tengo más o menos claro que se me da bien y que no,  y he intentado vivir (sobrevivir) de aquello en lo que creo que tengo mayor habilidad, por simple pereza o por convicción, aunque eso ya es tema suficiente para otro post. Pero, como insinúa Barrabés, ¿qué pasará cuando todo se tuerza y tenga que utilizar los recursos o habilidades que no se me dan tan bien? ¿lo que mismo que a muchos actores del cine mudo al llegar el sonoro? No lo sé, lo que si sé es que cada vez los cambios son más rápidos, y si uno de esos cambios está relacionado con algo que no se me da bien, estaré bien jodido.

¿Puede que una sóla frase conlleve un cambio profundo ? Hacer excéntricos como si no hubiera un mañana para que el aquiles no sufra más de lo necesario o aprender Ruso por la renovada importancia del estado Ruso en la geopolítica mundial. No creo, pero al menos me acordaré de Barrabés la próxima vez que no pueda correr durante un mes y cuando Putin sea reelegido por enésima vez.

2 comentarios en “Construir para ser más débil.

  1. Buenos días, ante todo gracias por escribir ya que últimamente escasean las entradas en los blogs de correr.

    En el tema de correr que es el único que puedo opinar, como popular, te aseguro que cuanto más hagas de entreno cruzado, incluyo la técnica de carrera como cruzado, mejor. Se lee mucho eso de que correr es fácil y es solo calzarse y poner un pie delante del otro y eso vale solo si vas a correr de forma placentera y pocos kilómetros en la semana. En cuanto pisas las carreras populares y ya empiezas a forzar algo más el ritmo y el volumen de kilómetros semanales, ya deja de ser tan sencillo eso de correr. En ese momento o empiezas a hacer un entreno cruzado o al final la cascas. Ojo, hablo de gente que empieza a correr empezando desde el sofá no gente que antes de correr ya hacía mil deportes.

    Resumiendo, hablando solo y exclusivamente desde mi experiencia personal de popular del montón que corre 9 meses y 3 para lesionado, hay que correr menos a ritmos más controlados y cruzarlo con otro deporte o con ejercicios de fuerza y técnica de carrera.

    P.D. El motivo real del comentario no es enseñarte lo que debes entrenar, que lo sabrás mejor que yo. El motivo es que me da pena ver como hay gente que se molesta en escribir algo en un blog y luego los que lo leemos nos cuesta hacer un breve comentario. Ya sea un gracias, leído, no estoy de acuerdo, mi experiencia es… lo que sea. Hace unos años una entrada en un blog dedicado a correr servía para que luego en los comentarios cada uno aportara su experiencia y el novato que llegaba a ese sitio se encontraba con distintas versiones y realidades de como correr y se iba enterando un poco más de lo que era una serie, una TL…

    1. Hola Quimi, muchas gracias por tu aporte. Tienes mucha razón. Correr es un deporte que te permite llegar más lejos (o más rápido) de lo que realmente puedes o debes, y al final, cascas. La fuerza es la gran olvidada, todos los años me lo planteo y pocos consigo que sea un hábito. En cuanto a los blogs, más de lo mismo, yo soy muy poco de comentar y mucho de leer, y la verdad es que si todo lo reducimos a RRSS o visitas, al final te pasa como a mi, que no encuentras mucho sentido a compartir pensamientos más allá de 144 caracteres en twitter. Por contra, en la web de Gadgetsdelcorredor, básicamente me paso el día contestando dudas o comentarios, y ves como algunos comentarios van aportando valor a las reviews que hago de cada reloj.
      De nuevo muchas gracias por comentar (y por leer).
      Un saludo

Los comentarios están cerrados.