A la espera de una estrella, el atletismo se va muriendo.

Este fin de semana se disputó en Valencia la Copa de España de Clubs, un campeonato de atletismo en pista cubierta donde los atletas van sumando puntos para su club en cada prueba que realizan. Un evento rápido,  no hay series clasificatorias, sólo finales, donde las pruebas de velocidad, medio fondo y fondo van realizándose sin esperas al mismo tiempo que se desarrollan las pruebas de concursos (longitud, pértiga, peso y altura). Una competición con acceso gratuito, formato vibrante y en el escenario mágico de la pista cubierta. En estas competiciones casi puedes tocar al atleta en las curvas peraltadas y, una vez finalizada su prueba, se mezclan con el público como uno más. En resumen, un “dulce” donde poder ver atletas de nivel internacional y crear afición que se volvió a desaprovechar.

No fui sólo, pude convencer a mi mujer y a mi cuñada para que me acompañasen sin mucho suplicar. Ninguna de las dos es muy aficionada a ver por la televisión gente dando vueltas a un ovalo una y otra vez, ésta es la visión que tienen muchas personas del atletismo televisado, un deporte lento, aburrido y repetitivo. Pese a mis miedos, la verdad es que no perecieron de aburrimiento tras casi cuatro horas de atletismo en directo. Con unas pocas indicaciones antes de cada prueba, para que supieran quién podía ganar y a quién seguir o que particularidad tiene cada prueba, fue suficiente para pasar cuatro horas bastantes entretenidas. (Un “speaker” más participativo, o al menos un mejor sonido, y un vídeo marcador también hubiera sido de gran ayuda ).

Pero aún siendo una tarde entretenida para dos personas no aficionadas al atletismo, la triste realidad del evento se vio en las gradas. Si quitamos a los propios deportistas, familiares, entrenadores, al presidente Odriozola y al candidato Raul Chapado, muy pocos aficionados “reales”:

gradas-atletismo-2
gradas-atletismo-1

Gradas vacías y mientras los organismos que dirigen este deporte siguen sin ver la importancia de conseguir nuevos adeptos a la causa.  Los intentos de sacar tajada económica del boom del running se unen a la consabida excusa de no tener ya un Fermín Cacho o un Yago Lamela que, al igual que en automovilismo o en el tenis, haga resurgir la pasión española por el triunfo (más que por el deporte en si mismo) y la atención de los medios tradicionales (no se si referirán a “los manolos”). La triste realidad es que muchos “héroes” del atletismo de los 80-90 no pasarían un control “anti-doping” actual. Lo de “antes entrenaban más” no se lo cree ya casi nadie. La globalización añade que cada vez sea más difícil destacar frente al atletismo africano (importado o no). O se democratiza el acceso al atletismo o se quedará como un deporte para nostálgicos de las emisiones en blanco y negro y de las pistas de ceniza.  Este deporte no se puede quedar año tras año en ver si se consiguen las marcas mínimas y contar finalistas en grandes campeonatos. Las marcas mínimas o lo récords de España sirven de poca ayuda si se realizan en un control a puerta cerrada y ningún aficionado se queda con el recuerdo de haber vivido ese momento. Si no saben vender el esfuerzo, la superación y la belleza que conlleva la práctica del atletismo, mejor que se echen a un lado.

No hay ventas sin promoción y no hay deporte que sobreviva sin aficionados. Tener un estadio vacío, más aún cuando la entrada era gratuita, es una oportunidad perdida de sumar adeptos a este deporte. Quizás el fenómeno del running no tendrá nada que ver con el atletismo. Las motivaciones para practicar uno y otro  son totalmente distintas, pero los corredores populares son “aficionados en potencia”, una reserva casi inagotable de futuros amantes de este deporte. ¿Qué coste puede suponer repartir entradas “GRATUITAS” para este tipo de competiciones en cada carrera popular que se realice en la misma localidad? Ninguno.

También es paradójico acusar a un periódico de que no te dedique una portada cuando tu mismo no eres capaz de llenar un estadio. Al final, un periódico se dedica a vender portadas y, por desgracia, una portada de Cristiano y su Ferrari vende más periódicos que una de atletismo. Algo que tiene muy claro el departamento de ventas del diario Marca que, comulguemos o no con su línea editorial, no es más que una empresa dedicada a vender información y no a la promoción de deportes. El problema (uno de los tantos) no está en la falta de portadas o minutos en televisión o en que no haya un nuevo Fermín Cacho, la verdadera deficiencia se encuentra en la falta de un departamento de ventas y marketing que sepa vender el producto “Atletismo”. Si el organismo que tiene la competencia de promover este deporte (y reciben dinero público por ello) no lo hace quizás deberían quitarle esa competencia.

En definitiva, y dejando las gradas vacías y las críticas a un lado, si tenéis una pista cubierta de atletismo cerca, asistid a cualquier evento y descubriréis un atletismo vibrante y con una magia diferente a las competiciones de aire libre.

20 comentarios en “A la espera de una estrella, el atletismo se va muriendo.

  1. Fantástica reflexión, .
    No puedo añadir prácticamente nada más, salvo suscribir, casi punto por punto, todas y cada una de las palabras de esta acertadísima opinión. Y es que, desgraciadamente, faltan muchas cosas. Falta iniciativa, faltan ideas, faltan experimentos, faltan propuestas, falta diseño, falta…

    Especialmente recurrente (y molesta) parece la típica excusa (¿absolutoria?), tan manida y tan desacertada, que tropieza una y otra vez en el típico error: tras la propuesta o la exposición, el temido “ya se hizo antes; no funcionó”. Quizá la respuesta debería buscarse en la raíz, en el porqué no funcionó. Y en el hecho de que, si funciona en otros lugares, ¿por qué no iba a funcionar aquí? ¿No será que algo se hace mal? ¿O, al menos, no de la manera idónea?.
    Tenemos y hemos tenido siempre en este país la desastrosa costumbre de hacer las cosas de una manera mientras que en el resto del mundo las mismas cosas se hacen de otra. Tenemos la costumbre de que esas cosas no funcionen, y tras ello, pensar firmemente que son los demás los que están equivocados, pese a la clamorosa evidencia de todo lo contrario.
    Hay mil ejemplos, mil casos, mil situaciones (y por Twitter solemos comentar muchas veces algunas, ¿verdad?; quizá nimiedades, pero que parecen significativas, aún así), y un trasfondo tan complicado de cambiar que asusta. Pero si no se comienza a trabajar desde ya con pequeños pasos, se llegará a la irreversibilidad más absoluta con este deporte, que quedará como reducto de cuatro cuentas en Twitter y tres aficionados en el estadio.
    Lo reflejas perfectamente en el asunto de la portada: la prensa, mal que nos pese, esa prensa deportiva, mal llamada ‘prensa’ en realidad, no busca sino vender. Simplemente eso. Lejanos parecen los tiempos en los que se acudía a esa prensa para informarse. Ya no resulta lógico ni casi ético hacerlo. Ahora, se vende. Y buscando con ahínco ese negocio, ¿qué le puede llevar a cualquier periódico a ver ventas en el atletismo actual en este país? Absolutamente nada. Y lo digo con aplomo (y la tristeza más absoluta).
    Si ‘ellos’ no lo ven, y no lo cambian (y creo que me hago entender cuando digo ‘ellos’ de manera tan etérea) no hay remedio.

    Te felicito, de nuevo, por un texto conciso, claro y más que acertado. Y te agradezco por la parte que me toca la atención hacia el cerrado y pequeño mundo atlético que tanto nos empeñamos en promocionar, airear e intentar elevar.

    Un abrazo.

    1. Gracias Chema por dejar tu comentario. Hace falta un cambio generacional en los actuales dirigentes o por lo menos que se dediquen sólo a lo que “saben”:la parcela deportiva, y dejen la promoción a gente que realmente entienda de marketing deportivo. Veremos con las elecciones, pero me huele a continuismo :-(
      Un abrazo

  2. Tienes toda la razón, el atletismo está cada vez menos valorado. Se puede echar la culpa al fútbol que copa todas las portadas deportivas pero no creo que sea la única razón. Creo que no se promueve el atletismo como se debería hacer, no solo en publicidad sino también no se apoya lo suficiente a los niños para que puedan triunfar en ello.
    Una falta de cultura acerca del atletismo es una causa que los dirigentes deberían solucionar, porque no es posible que repartiendo entradas gratuitas para algo tan emocionante el único público que llene las gradas sean conocidos de los atletas.
    Después de esta entrada solo te puedo decir que tienes la razón en todo lo que has dicho.
    Un saludo!

    1. Hola Jesus,
      Hay un falta de cultura deportiva brutal en este país. Las televisiones no han ayudado, es verdad, pero ahora hay otros medios para darse a conocer y los utilizan poco y mal. Esperemos que las cosas cambien con el nuevo presidente de la rfea.
      Saludos

  3. Hola
    es lo que hay, y que ya comentamos vía Tw, y que lamentablemente pudimos ver en directo. Es la pescadilla que se muerde la cola. Lo que no se ve, o no se compra o no se vende. Como te he puesto por Tw, confío en que las escuelas de atletismo den sus frutos, no ya con el nuevo futuro “mesías” del atletismo sino en futuros aficionados , pero en esto también tienen un papel importante los padres, ya que si estos no les resulta atractivo el atletismo, quizá los niños lo tendrán algo más difícil. Los míos conmigo lo tienen “fácil” ;-). Por suerte para mi, a ellos les gusta y se lo pasan bien entrenando y compitiendo (no solamente correr) así que no quisiera perder la esperanza en que se revierta la situación, aunque cueste un poco…..Te felicito por esta GRAN ENTRADA aunque actualmente sea una triste realidad !!!
    Un abrazo
    Fran

    1. Gracias Fran. La verdad es que eres el ejemplo de que en Valencia y alrededores las escuelas de atletismo están funcionando. Es el germen, pero falta masa social, sólo con padres no se llenan los estadios.
      Un abrazo y a la siguiente nos vemos si o si.

    1. Esto “lo podía arreglar Odriozola …” si se hubiera marchado en su día. Al menos dio hace unos años un paso al lado nombrando a Ramon Cid como director técnico, pero creo que se quedó corto dando pasos.
      Saludos

  4. No sólo el atletismo. En natación vemos como las nuevas piscinas municipales se entregan a empresas con ánimo de lucro. No hay espacio para los clubs. Y en las piscinas usadas por un club, e incluso, porpiedad de un club, aparcen grupos de usuarios que quieren que cese la actividad de los equipos de natación y waterpolo para poder disponer de más piscina. Como si la opción de los niños del barrio a hacer un deporte de competición no tuviera la misma utilidad social que el que le gente pueda ir a nadar. A las competiciones únicamente van familiares de los nadadores. Si aparece algún abonado únicamente es para quejarse de que no puede nadar. No se de donde esperan tener buenos deportistas en el futuro, si lo esperan… No es sólo un problema de federaciones o de la gente relacionada directamene, posiblemente la sociedad vaya hacia otro lugar…

    1. Muy de acuerdo, pongo como ejemplo el atletismo porque es el que más conozco ahora, pero algo similar pasa en casi todos los deportes minoritarios. Solo nos acordamos del Taekwondo o el Waterpolo si hay medallas. La sociedad que tenemos es la que creamos, si reímos las gracias a un futbolista que va a 200 por hora en su coche, no esperemos que nuestros hijos no lo imiten.
      Un saludo

  5. Algunos llevamos dos años luchando duro e invirtiendo tiempo, dinero y esfuerzo por fomentar el Atletismo a todos los niveles: II Mitin de Atletismo Popular “Del asfalto a la pista”

    ¡Todo un espectáculo que no deja indiferente a nadie y quien lo prueba repite!

    1. Hay muchos como vosotros, clubs que sobreviven gracias a que la mayoría hace su trabajo por amor al arte o aficionados como Miguel Calvo o Chema (Soy Cobarde), me dejo a otros muchos, que dedican horas y horas para escribir sobre atletismo sin ser profesionales del periodismo, por no hablar de webs como Foroatletismo.com o La Bolsa del Corredor menospreciadas por la rfea de forma continuada. Al final, actuaciones individuales que poco pueden hacer si detrás no hay un organismo que realmente se implique en promover el deporte en todos los sentidos.
      Saludos

      1. Por supuesto Víctor, somos muchos.
        No quería personalizar en mí, no me gusta, pero yo también llevo más de 30 años peleando por fomentar este apasionante deporte, de forma colectiva (en varios Clubes) e individual.
        Y ahora con este proyecto.

        Un saludo!

        1. No era una crítica, justo lo contrario. Vuestro Mitin de Atletismo Popular me parece una apuesta digna de alabanza ( y arriesgada). Os (te) inlcuía dentro del conjunto de personas que por amor a este deporte dedican tiempo (y dinero) a promoverlo, mientras otras que les pagan por ello no son tan pro-activas como vosotros.

  6. En mi opinión, una gran parte de los corredores q se han iniciado después del “boom” del running no son aficionados al atletismo, a ellos le gustan correr para sentirse bien con ellos mismos y para tener buena salud y un estado de forma bueno, lo que es el atletismo en sí, les importa lo más mínimo. Yo creo q un corredor popular,( con esto no quiero decir todos que conste), no se siente identificado por ejemplo con un lanzador de jabalina o por un lanzador de peso y es ahí donde está desgraciadamente el problema el correr se ha convertido en postureo.

    1. Hola, en parte tienes razón, ni mucho menos al 100% de los corredores populares les gustará el atletismo, pero creo que es más fácil que se enganche al atletismo (como aficionado) un corredor que alguien que no corra.
      Un saludo

    2. hay un nivel intermedio importante y creciente ,son los equipos de aficionados que aun no siendo profesionales se entrenan y hacen deportes juntos y se lo toman en serio y los resultados se notan ,por norma somos entre 15 y 20 …bueno algunos van a 3.15 elkm…y otros mas lentos ,por cierto,hay que valorar que esto del running abarca cada vez mas veteranos de mas de 50

      1. Es que, precisamente, “eso del running” no tiene mucho que ver con el atletismo, tal y como se plantea en la reflexión del artículo. En parte porque el atletismo no ha querido nunca (ahora que ve el filón, si), en parte porque el “running” tiene a veces poco de deporte y mucho de otras cosas…
        El atletismo NO es sólo correr.

Los comentarios están cerrados.