Maratón de Valencia, el punto de vista de un aficionado al atletismo.

Uno de los recuerdos más importantes que tengo del mundo del atletismo sucedió cuando yo no era aficionado a esto de correr. Con 12 años estaba de vacaciones por la Barcelona Preolimpica (1990) y fui con mi primo a ver el Mitin de Barcelona, en esos tiempos no sabía ni que era un “Mitin”, pero lo que si que sabía era quien era la persona más rápida del mundo y ese día lo vi en persona: El hijo del viento, Carl Lewis. El atletismo tiene algo que siendo niños (y no tan niños) nos hace ver a los atletas como superhéroes, realmente no entiendes bien como pueden saltar tan lejos o correr tan rápido, pero lo hacen.

Hablando de superhéroes, el domingo pasado había muchos por la calle, fue la Maratón de Valencia y, al igual que en la media maratón de Octubre, donde vi el estreno de Arturo Casado en la distancia, me hacía especial ilusión ver como le iba a Carles Castillejo en su intento de bajar de 2h10. Esa marca sería la mejor del año para un atleta español en una maratón y con ella probablemente conseguiría la mínima exigida para el campeonato de Europa de Zurich 2014 (2h13).

Hasta ayer no conocía personalmente a Carles, pero es una de esas personas con la que sientes empatía solo con leerlo en twitter o en su blog. No es que los atletas españoles salgan continuamente en la televisión, por eso empecé a oír más de él después de ver el magnifico  vídeo que le hizo Foroatletismo antes de las Olimpiadas de Londres 2012:

Alguien que deja que entremos en su casa, comparte ritmos, pulsaciones, sensaciones de los entrenamientos, …, no puede ser mala “gente”. Compartir tanto hace que los que nunca llegaremos a ese nivel  podamos ponernos de vez en cuando en la piel de un atleta profesional.

El domingo temprano baje con la bici a ver la carrera antes de hacer un poco de ciclismo “dominguero” (lo que yo hago no se puede considerar ciclismo deportivo). Desde la ventana de mi casa pude ver el paso de los primeros corredores por el Km 10 y luego fui a los Jardines de Viveros (km 14-15) a tomar alguna foto e hice una última parada  por el decisivo km 17 junto al Estadio Mestalla momento en el que Carles decidía parar.

Castillejo_Maratón

La foto anterior la tomé yo y lo que fotografíe fue al mejor atleta español de la carrera, “promocionado” por la organización de la carrera durante meses, que teniendo un objetivo ambicioso (acabar por debajo de 2:10) tanto para él como para la organización (el 3º clasificado hizo 2:09:55), iba solo durante todo el trayecto con el único apoyo de los chicos de Foroatletismo en una moto (mi más sincera admiración hacia ellos por dicho apoyo).

Lo anterior fue lo que vi, no se si le interesará a alguien, pero aquí os dejo mi opinión, la de un aficionado del atletismo que quería ver a un atleta profesional al que admira en una carrera en su ciudad:

  • Carles tomo la decisión más acertada: correr y confiar en lo que la organización te dice (que habría un grupo para sus tiempos y liebres),  pararse cuando vio que podía tirar a la basura 4 meses de entrenamiento y una plaza en una competición europea. Podéis leer su opinión aquí.
  • Querer hacer una carrera rápida para conseguir una repercusión internacional no es incompatible con cuidar a los atletas nacionales o de clubs nacionales. No hubiera costado nada (económicamente hablando) poner tres grupos de liebres y así no hubiéramos tenido al primer atleta español en 2h25 (Oscar Sánchez) en la que se supone que quieres que sea una carrera conocida internacionalmente como “rápida”.
  • Ir solo durante 42 km, sin nadie a tu lado que te pueda proteger el viento o al que puedas seguir en momentos de flaqueza, hace muy difícil conseguir una buena marca, sobre todo por el esfuerzo mental a realizar. Si queréis leer más sobre la importancia de ir en grupo y de las liebres podéis leer lo que han escrito en sus blogs dos grandes atletas: Marc Roig (Blog) y Pablo Villalobos (Blog).
  • Para hacer afición se necesita tener referentes del propio país, véase deportes poco practicados pero muy seguidos como el automovilismo, tenis o la natación sincronizada.  Sinceramente creo que algunos organizadores de carreras deberían ayudar más a forjar esos referentes, sino el atletismo profesional español irá cada vez teniendo menos afición y, como consecuencia de ello, menos recursos económicos para subsistir.

Simplemente me queda agradecer de nuevo a Carles Castillejo y Raquel Pradas, teniendo en cuenta que no era el mejor momento, que me dedicarán unos minutos para comentarme lo sucedido.